242003132MorfologiaCaballoVeige



EL CABALLO: ¿QUÉ SABEMOS DE ÉL...?

Fuente: Anuarios de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos.

Aunque es una de las escasas especies prehistóricas que al evolucionar y adaptarse físicamente logró sobrevivir al tiempo de los glaciares, parece extraño que la ciencia haya estudiado tan poco el caballo. Esto se debe a que, principalmente, los expertos en el desarrollo de la ciencia animal se dedicaron a conocer las especies de producción de carne, olvidándose del equino. La revolución industrial volvió a postergarlo al reemplazar su potencial inigualable por el tractor y las máquinas. Aquí entregamos antecedentes basados en estudios recientes elaborados por prestigiosos equipos científicos de variadas disciplinas y descritos en el libro “The Nature of Horses”, de Stephen Budiansky, que aparte de sorprendernos, enseñan un poco más sobre ellos.

Existen decenas de miles de libros en torno a este magnífico animal. Desde tiempos inmemoriales se vienen escribiendo tratados de equitación, adiestramiento, cuidados, enfermedades, etc., pero todos ellos planteados bajo la visión del hombre. Por su parte, la ciencia sólo se había preocupado de la evolución y comportamiento de la especie sin profundizar en otros aspectos, ni mucho menos conocerla bajo su propia visión.

Afortunadamente para el caballo, y también para nosotros, durante los últimos 10 años, el mundo científico ha desarrollado diversos estudios acerca de la evolución mecánica, proceso energético, forma de ver el mundo, sicología y genética, acercándonos así a la verdadera historia evolutiva y naturaleza del caballo.

Anteriormente, los zoólogos, ecólogos y biólogos estudiaron el comportamiento animal de los animales mayores y fieras, pero poco aportaron acerca de los animales domésticos. El avance de los últimos años se debe, parcialmente, a la participación de equipos de variadas disciplinas científicas como la acústica, óptica, biomecánica, ingeniería, y ciencias del comportamiento.

Otro factor de avance ha sido el creciente número de veterinarios que han obtenido grados de doctorados en áreas especializadas de las ciencias básicas, aplicando los métodos característicos de la ingeniería estructural y la ciencia de diversas especialidades, que investigaron en torno a los materiales, estudio de los huesos y los músculos, lo que ha permitido conocer mejor la forma en que los animales se mueven y certificar cómo convierten la energía en movimiento y los factores que limitan su performance. La ecología de la evolución permitió conocer mejor el por qué los caballos se comportan en la forma que lo hacen.

La arqueología ha revolucionado la historia de cómo y por qué estos animales terminaron asociándose al hombre.

La óptica, la acústica y la fisiología han permitido conocer mejor lo que ven, perciben y escuchan los caballos. Incluso acercarse a la respuesta más difícil: ¿Qué es lo que estos animales piensan?. A pesar de todo esto, no hay receta perfecta para relacionarse y entrenarlo. Simplemente aporta mayores elementos al conocimiento equino aplicando la lógica. No es necesario ser un experto en aerodinámica para saber cómo usar un ventilador. La belleza de la ciencia es que ésta nos puede decir cosas que toda la intuición, experiencia e instinto del mundo no nos puede aclarar.

Lo más admirable de la ciencia es que rechaza, totalmente, aceptar algo sólo porque sí. Enfrentar los viejos conocimientos con pruebas objetivas, han siempre entregado maravillosos descubrimientos que, a veces, contradicen lo intuitivo.


EL ORIGEN DEL CABALLO

Todos sabemos y hemos visto el gráfico de la evolución del caballo que se inicia con el Eohippus, conocido con el nombre científico de Hyracotherium, hasta el Equus moderno. El primero era del tamaño de un perro mediano, poseía extremidades con 4 dedos y existió hace 55 millones de años para ir evolucionando hasta el caballo moderno que hoy conocemos.


GraficoEvolucion


Este gráfico, sin embargo, ha llevado a ideas equivocadas, pues mira la evolución como una línea recta y de creciente evolución del animal. La verdad es que cada uno de estos antecesores del caballo fue evolucionando para tratar de adaptarse al medio ambiente en forma distinta, dando origen a múltiples tipos de descendientes, algunos de los cuales no pudieron sobrevivir a los cambios posteriores del medio ambiente y otros que sí lo lograron.

El ADN mitocondrial es el material genético que se encuentra en una porción de cada célula que se conoce como mitocondria, y que es la responsable de generar la energía, teniendo la particularidad de reproducirse a sí misma separadamente del resto de la célula. El ADN Mitocondrial se hereda sólo de la madre, por lo tanto, los cambios de este ADN pueden ocurrir sólo en forma muy lenta, por mutaciones acumuladas y nunca por combinaciones entre hembras y machos.

Comparando este ADN entre especies relacionadas y estimando la tasa de mutación en 2% por cada año, los biólogos han calculado cuándo las distintas especies de Equus se diferenciaron unas de otras. Los 7 tipos de Equus modernos (3 cebras, 2 burros, el caballo y, la recientemente extinta, quagga, de Sudáfrica), han sido estudiados en esta forma para determinar cuándo se separaron. Por ejemplo, la quagga, que está extinguida, el ADN se obtuvo de un trozo de tejido muscular que está en el Museo de Historia Natural de Mainz, Alemania, descubriéndose que se separó de la cebra hace 3.9 millones de años. En el caso específico del caballo, su supervivencia se debió, no tanto a la perfección de su evolución, sino también, a la suerte que le permitió estar bien preparado para los profundos cambios climáticos en la antigüedad. Pero, muy especialmente afortunado, fue haber evitado su extinción hace 15 mil años atrás.

En esa época, al final de la edad del hielo, el rigor del clima y la depredación por parte de los humanos, extinguió totalmente los caballos en Norteamérica y casi provocó lo mismo en Europa y Asia. Si el hombre no hubiera descubierto en ese momento que podía domesticar el caballo y sus usos, éste se habría extinguido igual que el Eohippus y todos sus antecesores.


¿POR QUÉ CRECIÓ EL CABALLO...?

Originalmente, los caballos habitaban en bosques y se alimentaban de hojas. Sin embargo, los cambios climáticos hicieron retroceder los bosques y el caballo debió aprender a comer pasto, lo cual provocó cambios en su dentadura y en la forma de la cabeza. Pero esto también lo hizo más indefenso frente a sus predadores. Por lo tanto, la velocidad comenzó a ser muy importante para poder escapar. Este aumento de la velocidad máxima siguió modificando la eficiencia locomotora de sus patas, pero también, aumentó el tamaño del caballo. Sin embargo, el mayor tamaño está sólo modestamente relacionado con una mayor velocidad. Una explicación más importante de por qué el caballo creció, se encuentra en los cambios que implicó esta nueva dieta en su sistema digestivo.

Los mamíferos son prácticamente incapaces de descomponer la celulosa, que es el azúcar que está en la paredes de las partes estructurales de plantas, tales tallos y hojas.

Muchos herbívoros eliminan este problema comiendo sólo flores, frutas y semillas. Los primero équidos, probablemente hicieron lo mismo. Sin embargo, los actuales dependen fuertemente de la celulosa. Estos animales resuelven el problema formando una relación simbiótica con una bacteria que rompe la celulosa hasta una forma en que las propias enzimas del animal son capaces de digerirlas. Este es un proceso largo en donde el animal tiene que regular el tiempo de la fermentación en relación a la cantidad del alimento guardado, mientras la bacteria hace su trabajo.

Hay dos ejemplos para este proceso:

1. La digestión rumial que hacen los vacunos: Es la más efectiva en la obtención de energía al mantener estos animales la comida por más tiempo en su interior, alrededor de 70 a 90 horas. Sin embargo, requiere que el animal detenga su ingesta de comida para poder rumiar.

2. La digestión secal (secum): que poseen los caballos es diferente. Éstos la realizan en el Secum, que es un órgano que se ubica entre el intestino delgado y el grueso. El caballo está constantemente comiendo y haciendo, a la par, su proceso digestivo, demorando alrededor de 40 a 50 horas en completarlo, pero convierte en energía sólo el 70% del alimento ingerido. Sin embargo, como consume mucho mas comida que una vaca en 24 horas, el caballo puede obtener mucha mas energía de un forraje malo que un vacuno. Esta ventaja del caballo lo hizo especializarse en vegetación de baja calidad y una ley del consumo de energía hace que esto signifique, necesariamente, aumentar el tamaño. Está comprobado científicamente que el calo, la energía y el tamaño van ligados. Es así que los animales pequeños, por unidad de peso, necesitan más energía para mantenerse que un animal grande. Es decir, al ser un mamífero herbívoro y haberse especializado en dicho rango calórico, el caballo debió crecer para reducir su consumo relativo de energía. Por la misma razón, los cálculos comprueban que un animal de menos de 5 kilos de peso no podría ser rumiante.


VIVIR MÁS

El clima se enfrió, las praderas reemplazaron a los bosques. Durante el Ericoceniun, el pequeño Hyracotherium podía encontrar una dieta de muy rica calidad y de muy bajo contenido de celulosa. El clima tropical de esa época, en donde las plantas crecían en toda época, así se lo permitían. Pero a medida que se fue enfriando, el crecimiento pasó a ser estacional. La dieta en base a fibra era lo único disponible en ciertos momentos del año, haciendo de la fermentación una necesidad. Los que fermentan en base al seco, tienen desventajas comparativas respecto de los rumiantes, cuando las dietas están en el rango medio de fibra. Por tanto, la estrategia del caballo consistió en eliminar a la competencia, eligiendo una dieta con mucha fibra. Los fósiles indican que los caballos vivieron más según su tamaño. Es así que, un Hyracotherium vivía 4 años, un Protohippus, 12 a 15 años, y un Equus 20 años de promedio.

Estudios científicos comprueban que la longevidad promedio de una especie es remarcablemente cercana a 1.5 billones de latidos de un corazón. Como los animales de más tamaño tienen un ritmo cardiaco más lento, existe una gran correlación positiva entre tamaño y año de vida promedio.


EL CABALLO GASTA MENOS ENERGÍA PARADO QUE ACOSTADO

Al contrario de lo que se piensa, para el caballo no es un gran trabajo estar largo tiempo de pie, lo demuestra el hecho de que gran porcentaje de ellos incluso duermen en esa posición. La explicación está en su estructura ósea, que con sus tendones y músculos forman un mecanismo especial. Este mecanismo le permite “amarrar” sus piernas mientras está parado, eliminando así, la resistencia muscular y el consumo de energía al estar detenido. Es lo mismo que si se pusieran un caballete bajo ellos que soportara el peso de su cuerpo. La medición de energía en dos caballos domésticos demostraron que consumía un 10% menos de energía el que descansaba parado respecto al que hacía lo mismo acostado. Lo inverso sucede en vacas y ovejas.


EL BOCADO

Todas las razas descienden de caballos hace cerca de 6.000 años y provienen de la zona de Ucrania. En esa zona los cazadores y agricultores empezaron a domesticarlo. En Norteamérica y gran parte de Asia, en otra época, existió el caballo, aunque se extinguió. Pruebas arqueológicas evidencian que por esa época habían domesticado el caballo, al encontrarse dos pedazos de cachos con orificios cuidadosamente realizados que se asemejan al bocado actual. Este hallazgo se parece mucho a los encontrados posteriormente, que ciertamente se usaron como bocados, los restos analizados así lo indican. Expertos odontólogos determinaron que ciertamente eran colocados entre colmillos y muelas de los caballos, conclusión que se determina luego de analizar el tipo de desgaste de las muelas. Esta prueba cambia el concepto de la domesticación de los caballos, puesto que hasta antes que se conociera este estudio científico, se pensaba que el caballo había sido usado inicialmente sólo para tirar carros, basado en lo descubierto en sitios arqueológicos de hace 3.800 años.

Según expresa la evidencia de Dereivka, en la actual Ucrania, lo primero que se hizo con los caballos fue montarlos, puesto que pruebas muy concluyentes certifican que el caballo fue montado, a lo menos, 500 años antes de la invención de la rueda.


¿CÓMO MIRAN LOS CABALLOS...?

Los ojos de los caballos se diferencian de los humanos. Son enormes, los más grandes de un mamífero terrestre. Están dispuestos a los lados haciendo posible que el caballo pueda ver casi en 360 grados. La vista panorámica le permite la defensa de predadores, puesto que un caballo sólo tiene dos puntos negros que se extienden unos pocos metros detrás de su cuello y unos pocos centímetros delante de su nariz. Esta vista de casi 360 grados, le permite ver cualquier cosa que se acerque.

Un caballo que no percibe la llegada de alguien por su punto negro posterior estará muy sorprendido porque no está acostumbrado a ser sorprendido. Tener los ojos a los lados permite una visión panorámica del plano horizontal y la larga mandíbula que separa los ojos de la boca le permite mantener sus ojos alerta contra el peligro, aún cuando come. Pero se crean puntos negros en otros sitios. A pesar que el caballo mirando adelante tiene sólo un punto negro en la visión, se le crea un punto mucho más grande hacia abajo porque la nariz tapa la visión.

Un caballo que está despegando para un salto, no puede ver el obstáculo que saltará. La ubicación lateral de los ojos también limita el campo de visión que puede ser visto con ambos ojos simultáneamente y, por tanto, la capacidad de percibir estereotopicamente, la profundidad es muy reducida. Otra limitación mecánica tiene que ver con su habilidad para enfocar. Los ojos trabajan para enfocar una imagen en las células de la retina mediante un lente de una forma, tamaño y material dado. En forma natural, los objetos cercanos son enfocados en un punta más hacia atrás del lente de lo que son enfocados los objetos distantes. Para hacer que la luz de los objetos cercanos se enfoquen en la retina, el animal necesita cambiar la forma del lente.

Los humanos, al igual que los animales que usan sus manos para poder manipular objetos, tienen lejos más facilidad de enfoque. El poder óptico del humano puede cambiar en 10 dioptrías, equivalentes a ponerse y a sacarse lentes muy potentes (usualmente no tienen más de 4 dioptrías). Los conejos tienen cero acomodación, los perros una a dos dioptrías y los caballos alrededor de 2. otra característica de la visión es la capacidad de percibir detalles en un objeto distante. Un detalle que un hombre puede distinguir a 33 metros de distancia, un caballo lo puede visualizar sólo si está a 20 metros de distancia, mientras que los perros lo verían a 50 y los gatos a 100. Por su parte, los caballos tienen excelente visión nocturna porque su retina tiene muchas células sensitivas a la luz tenue versus otro tipo de células que son sensitivas al color. Esta visión nocturna es ayudada por una estructura llamada tapetum, que es una capa de células ubicadas en la parte posterior de la retina que actúan como espejo, reflejando la luz y dándole a las células de la retina una segunda oportunidad de captar el impulso recibido.

El Tapetum es lo que explica el porqué cuando un caballo se alumbra con las luces del auto sus ojos tienen un brillo amarillento, mientras que los humanos tienden a tener un reflejo rojo producto de los vasos sanguíneos que se ubican tras la retina. El tapetum también hace que de noche vean más borroso que de día. Aunque está comprobado que el caballo ve mejor de noche que otros animales, los objetos no los ve con detalles.


LOS COLORES

Los humanos pueden ver todos los colores debido a que tienen en la retina tres tipos de conos, cada uno de los cuales, es sensible a una longitud de onda distinta de la luz. De estos tres tipos, uno reacciona más con el azul, uno más con el verde y otro con el rojo. El cerebro de una persona puede saber de qué color es lo que está viendo, en base a comparar la respuesta relativa de cada uno de los conos frente a la señal de luz que está recibiendo. Los estudios demuestran que los caballos, por el contrario, poseen la capacidad de procesar sólo dos (rojo y azul), al igual que muchos otros mamíferos, por lo que se conocen como bicromatos. Quiere decir que ellos tienen solamente dos tipos de conos y, por lo tanto, pueden tener una visión en colores bastante limitada, que es parecida a lo que se conoce como la ceguera del color en los humanos.

Para determinar los colores que ve un caballo se han utilizado distintos experimentos premiando un caballo que distingue entre un panel gris y un panel que tiene determinado color. Un estudio reciente, hecho por David Fick y algunos otros científicos, encontró que después de entrenar un caballo, éste aprendía a descubrir, en forma muy conciente, de un panel rojo respecto de uno gris, con solamente 100 veces que se le hubiera enseñado. Para poder diferenciar uno azul de uno gris, necesitó 243 intentos. Sin embargo, nunca fue posible que aprendiera a diferenciar en forma consistente el verde del gris, a pesar de que se intentó hacerlo durante más de 1.400 veces. Esta visión en rojo y azul, significa que los colores como el verde, que caen entre el azul y el rojo, no los perciben, pues estimulan los dos tipos de conos en forma parecida y muy débilmente. En consecuencia, precisamente por tener estos dos tipos de conos que responden al azul y el rojo, no diferencia el verde del gris.

Esto también significa que en los otros extremos del espectro fotocromático, en los cuales solamente uno de los conos está reaccionando a la longitud de onda que está recibiendo, el caballo también tiene problema, porque no distingue entre los cambios en intensidad y cambios de colores. Por eso, el rojo o el naranja, y posiblemente el amarillo, para el caballo son parecidos y, solamente los distingue, al apreciar unos como rojos más oscuros y otros más claros.


UN POCO MÁS DE LA VISIÓN

Otra característica de la capacidad de visión, es la profundidad de campo que se puede captar (en una foto poder distinguir lo que está adelante y lo que está atrás). Los animales que son predadores y se alimentan de otros animales requieren tener esta habilidad porque es muy importante para ellos poder percibir adecuadamente, el animal al cual van a atacar. Para poder percibir la profundidad de campo, es necesario tener visión de profundidad, lo que se conoce como visión estereoscópica, lo cual requiere que los dos ojos estén enfocando a la misma cosa; es decir, la visión estereoscópica es posible cuando el campo de visión de ambos ojos se sobrepone, de manera tal, que puedan ver la misma escena. Esta sobreposición se maximiza en los animales que tienen los ojos montados hacia delante, tales como, los hombres y como los predadores, los gatos, los halcones, etc. Sin embargo, está restringida en los animales, tales como, los caballos que tienen los ojos hacia los costados.

Cuando ambos ojos están viendo lo mismo, el ángulo en que ven el objeto es levemente diferente, y eso es lo que permite que el cerebro pueda distinguir la distancia a la cual está cada objeto, ya que la diferencia en el ángulo en que ven los dos ojos es diferente a distinta distancia.

Otro elemento de ayuda a los hombres para poder percibir adecuadamente la distancia a la que está cada objeto y compararla respecto de otro objeto, es que aproximadamente el 50% de la información que ingresa por cada ojo viaja a través del nervio óptico, desde este ojo a los dos distintos hemisferios del cerebro. Es decir, cada ojo manda el 50% de esa información a cada uno de los hemisferios del cerebro.

El compartir información entre los dos hemisferios permite al cerebro humano tener un extraordinario poder para calcular esta profundidad de campo. Por ejemplo, un ser humano que tiene dos agujas una sobre la otra o una cerca de la otra a una distancia equivalente al largo de los brazos, puede distinguir cuál está más cerca, incluso si están a 0.2 milímetros de distancia.

El caballo, sin embargo, no sólo tiene la dificultad de que en la mayor parte de su rango de visión no tiene una visión estereoscópica; es decir, los dos ojos no ven la misma escena, sin que, además, solamente entre un sexto y un octavo de la información que capta cada ojo cruza hacia el hemisferio contrario para ser procesada. Estos dos elementos, claramente, sugieren que el caballo tiene una limitada habilidad para percibir la distancia, relativa, la profundidad de campo. Esto no necesariamente significa que ellos puedan ver en forma estereoscópica en el rango que se superpone la visión de ambos ojos porque aún queda la duda de si acaso estas dos distintas señales, que está percibiendo el cerebro del caballo, están siendo aprovechadas.

Experimentos que se han realizado con diversos tipos de caballos, han mostrado que efectivamente tienen algún grado de visión estereoscópica. Esto se demuestra luego de pruebas en las cuales se les ha hecho escoger entre paneles que eran absolutamente planos, que tenían solamente dibujos puestos en ellos, versus paneles que tenían esos mismos dibujos, pero con relieve. Allí, los caballos podían acertar con una proporción alta, lo que no se puede adjudicar a simple suerte en escoger uno u otro. Esta capacidad de visión estereoscópica no es la única forma en la cual los caballos u otros animales pueden percibir las distancias relativas o la forma de las cosas. Los pollos, por ejemplo, usan la sombra para determinar si el objeto es cóncavo o convexo. Además, la mayoría de los animales, instintivamente, se alejan de un objeto que se viene agrandando, porque asumen que esto significa que se está acercando. Así como esa, hay otras formas en las cuales con una visión monocular, es posible determinar sobre la profundidad de campo.

Experimentos que se han realizado sugieren claramente, que los caballos utilizando este tipo de ayudas adicionales son capaces de distinguir hasta cierto grado la distancia, aún cuando estén mirando solamente con un ojo.


INTELIGENCIA Y MEMORIA

El concepto de inteligencia humana es un concepto que da para muchas definiciones y que, sin dudad, está mezclado con las experiencias culturales de cada uno. Esto es, especialmente cierto, cuando uno trata de discriminar si un animal es o no inteligente. De todas maneras, lo que han demostrado los test realizados a los caballos, es que, sin lugar a duda, éste tiene una enorme memoria.

Por ejemplo, un experimento realizado en que se le premiaba con comida a un grupo de caballos que se les enseñaban pares de naipes con diseños no relacionados y se les iba dando un premio si escogía las cartas que correspondían al par, demostró que fueron capaces de aprender 20 pares. En cambio, un mono que se le enseñó exactamente lo mismo, solo fue capaz de aprender y recordar 13; una cebra pudo recordar solamente 10.

Estos mismos test fueron repetidos a los tres, a los seis y a los doce meses y mostraron que los caballos habían perdido muy poco su memoria. Sin embargo, en lo que quizás pudiera estar más cercano a nuestra definición de inteligencia y la capacidad para resolver problemas reales, probablemente, los caballos no están muy arriba en el ranking. Los monos, los perros y, en general, la mayoría de los animales carnívoros, muestran un nivel de capacidad muy superior cuando, por ejemplo, tienen que encontrar la forma de superar o salvar un obstáculo.

Un perro ovejero adiestrado, por ejemplo, es capaz de hacer cosas solamente con un comando de la voz. Puede aprender a cortar el rebaño a un comando y a otra orden de voz puede saltar una cerca. Si el perro se encuentra un día el rebaño en una situación en la cual las ovejas están al otro lado de la cerca y se da cuenta que tiene que ir a juntarlas, a pesar de que nunca se ha encontrado en esa situación, él va a decidir, por sí solo, que tiene que saltar la cerca para ir a hacer su trabajo.

Este tipo de habilidades para enfrentar situaciones nuevas, el caballo, aparentemente, no las tiene en ese grado. Probablemente, estas diferencias tienen mucho que ver con la diferencia entre carnívoros y herbívoros. La habilidad para resolver problemas de un carnívoro es parte de su capacidad de supervivencia, ya que tiene que anticipar las acciones que realizan los otros animales para escaparse, lo que lo pone ante situaciones que siempre son imprevistas.


EL CABALLO GENIO

A pesar de que la inteligencia de los caballos parece ser baja, los caballos tienen una extraordinaria habilidad para captar ciertos elementos de la realidad y para hacer asociaciones entre ellos. Probablemente, esto desarrollado por su vida en manada donde tienen que estar muy atentos a los signos y a las señas que les dan el resto de la manada y, en particular, aquellos que están por sobre ellos dentro del grupo. Esta situación, a veces, ha hecho pensar que los caballos tienen una capacidad y una inteligencia que en realidad no tienen.

Célebre es el cuento de un caballo que se hizo famoso en Berlín, en los primeros años del siglo XX, por su habilidad para resolver problemas matemáticos, decir la hora, identificar distintas monedas, identificar distintas canciones y contestar preguntas, incluso sobre geografía y sobre política.

Las contestaba golpeando su mano en el suelo o lo hacía, simplemente, moviendo su cabeza de lado a lado o de arriba hacia abajo para indicar si estaba de acuerdo a las alternativas de respuestas que se le daban.

Su dueño era un profesor de colegio, llamado Wilhelm Von Osten, y ese señor creía firmemente e la capacidad de su caballo para contestar todo tipo de preguntas, las cuales le había enseñado a contestar.

Debido a que este señor tenía una reputación de ser muy honesto, esto fue estudiado con gran detenimiento en aquella época por renombrados expertos de la “Academia de Ciencias Prusianas”, la que formó una comisión especial para investigar cómo era posible que este caballo pudiera contestar estas preguntas. De esta manera, esta comisión, junto con el dueño del caballo, se reunieron, lo trajeron y comenzaron a hacerle las preguntas que este profesor le había enseñado a contestar e, invariablemente, el caballo supo la respuesta.

Impresionados, los miembros de la comisión de la Academia de Ciencias discutieron el problema y decidieron que lo más probable era que le dueño estuviera haciéndole, intencionalmente o no, alguna seña al caballo para indicarle cómo tenía que responder. Por lo tanto, decidieron repetir el experimento, pero con el dueño fuera del recinto. Nuevamente le fueron hechas las mismas preguntas al caballo sin el dueño en el recinto y, sin embargo, el caballo si bien disminuyó su tasa de éxito en sus respuestas, tuvo una asombrosa cantidad de respuestas correctas.

Nuevamente sorprendidos de este resultado, los científicos analizaron y llegaron a la conclusión de que quizás la explicación era que el caballo notaba el nerviosismo de las personas que le estaban preguntando cuando se acercaba a la opción correcta, de tal manera, que decidieron repetir el experimento, pero las preguntas ahora fueron hechas por personas que no sabían las respuestas. El caballo, en este caso, fue absolutamente incapaz de responder las mismas preguntas que había contestado sin ningún problema. Ahora, cuando quienes le preguntaban no sabían la respuesta, no era capaz de contestarlas.

Con esto se comprobó que, en realidad, más que un problema de saber la respuesta, lo único que el caballo sí tiene es una enorme capacidad para detectar elementos de su medio ambiente y en las personas o en animales que lo rodean.

En este caso, aparentemente, el caballo captaba el nerviosismo y la tensión de quienes le estaban interrogando cuando él se acercaba a la respuesta correcta y ahí, entonces, hacia la seña que él tenía asociada con ese nerviosismo.

Una vez que se enfrentó a personas que no tenían esa tensión, porque no sabían la respuesta, fue absolutamente incapaz de contestar.


EL IMPRINTING: RECUERDOS ETERNOS

Los potrillos al nacer en muy poco tiempo desarrollan la capacidad de moverse junto con su madre. Esta capacidad que le ha dado la naturaleza al nacer en la manada, es una herramienta vital para él, pues el caballo se defiende arrancando. Si algún depredador se acercara a la manada y el potrillo recién nacido no pudiera escapar junto con la manada, no podría sobrevivir. Los potrillos también tienen una capacidad de aprender en sus primeros días de vida denominada “imprinting”.

El imprinting les permite, en sus primeras horas o días de existencia, reconocer y recordar situaciones vitales, manteniendo en su mente a quien debe seguir. De esta manera, ellos reconocen a su madre y, si es necesario escapar junto con la manada, cuando el grupo se detiene, ellos nuevamente pueden volver y reconocer a su madre. Los humanos, por el contrario, desarrollamos una relación con la madre que demora mucho tiempo, lo cual va aparejado con nuestra incapacidad física durante un tiempo prolongado para poder movilizarnos. Esto que sucede con los potrillos y pasa también con todos los animales que son precoces.

Diversos estudios hechos con otras especies, han mostrado que animales cuyos primeros momentos son pasados con humanos, en el futuro siguen manteniendo a los humanos como alguien a quien hay que seguir, a quien consideran parte de su entorno.

El imprinting parece crear una placa mental que el caballo graba para siempre. Quizás esto puede explicar por qué algunos potros muestran una tan singular preferencia por yeguas de un color específico. Debido a que los potrillos recién nacidos están susceptibles al imprinting en estas primeras semanas de vida y que las lecciones aprendidas a través del imprinting son tan duraderas, algunos entrenadores tratan de exponer a los potrillos recién nacidos a una gran variedad de nuevas expereiencias en esta etapa, usando el imprinting, lo que incluye tocar y acariciar al potrillo en todas las partes de su cuerpo, a veces, incluso, ponerle un bocado en su boca, tomarle sus patas, enfrentarlo a ruidos fuertes, enfrentarlo a la subida de los camiones, que en el futuro los transportarán, y otras situaciones que en el futuro pudieran ser para él algo que lo asustará. La idea es habituar al potrillo a las más diversas situaciones y elementos exponiéndolo, en forma repetida, a estas experiencias, pero, al mismo tiempo, sosteniéndolo de manera tal, de que no pueda escapar hasta que el potrillo se relaja y se acostumbra a esta nueva experiencia.

Estos entrenadores han tenido bastante éxito en hacer más fácil el entrenamiento posterior. No es claro, sin embargo, que esto sea un verdadero imprinting, comparado con lo que es simplemente una enseñanza del caballo a través del acostumbramiento. Evidentemente, un potrillo se puede habituar mucho más fácilmente a las nuevas experiencias que un caballo mayor, simplemente porque es mucho más fácil sostenerlo al tener un tamaño menor. Algunos escépticos han llegado a decir incluso, que el imprinting no existe como una forma distinta de aprendizaje del caballo e incluso algunos estudios han mostrado que los estudios inicales de Lawrence y de otras personas, sobrestimaron el poder de este imprinting. Sin embargo, los últimos estudios neurológicos han mostrado que hay cambios físicos clarísimos en una parte específica del cerebro, que se ubica en la parte superior de la parte frontal, una vez que ha terminado la época del imprinting. Más aún, caballos que han tenido lesiones en esa región del cerebro tienden a no tener la capacidad de imprinting y, sin embargo, no han tenido ningún efecto en la habilidad de los animales para aprender posteriormente de otra manera. Si el aprendizaje inicial de los potrillos se puede denominar verdaderamente imprinting, es una pregunta que no está todavía contestada totalmente. No obstante, los potrillos que son expuestos a los humanos, aunque sea brevemente, en las primeras seis a diez semanas, época en la cual son más sensibles al imprinting, no aprenden nunca a aceptar a los humanos adecuadamente, a pesar de que estos potrillos si tienen imprinting respecto de sus madres.

Aparentemente, la exposición a los humanos durante este período, también, es realizada a través de este canal de imprinting, permitiendo una relación mucho mejor de largo plazo con los humanos.

 

El Tiempo para:

Encuesta

 

Encuesta

¿Piensa Ud. que para achicar los Rodeos Clasificatorios se debe?:
 

Publicidad

 

logo_mde_200x180

PUBLICITE-CON-NOSOTROS3

1_200x151

mdeltda_200x148

gran_venta_fiestas_patrias_2_200x150

gran_oferta_mes_de_septiembre_200x150

venta_maquinaria_mde_1_200x150


No más lucro Isapres

=================
juez


MEDIALUNAS DE MADERERA DEL ESTE

Medialuna Predio en Coyhaique

13_200x150

Medialuna en Puerto Río Tranquilo, Aysén
12_200x150


EL QUEBRADO - UNO QUE SUSTENTÓ LA RAZA
1_194x150


Criaderos El Cisne y El Retazo - 2005

2_200x144



Videos...

Curso de Jango Salgado



Cuadro Negro del Ejército de Chile



Rodeo de los Campeones de Chile



Mirtha Iturra - Cantos de Chile










Imágenes...

lautaro_9_200x290
26_200x268
281120091638Portada_sabado240_200x332
Barrilete 2_200x267
Izar_el_p.._200x300
Pitrufquen_4_200x149
gen-eulalia
39-ss
gen-reglamento
gen-rotociento
Lautaro 5_200x150
Lautaro 11_200x150
Lautaro 4_200x150
Lautaro 7_200x159
Rio Bueno 9_200x162
DSC_0188_800x536_200x134
Lumaco 4_200x133
Lautaro 1_200x150
Lumaco 1_200x217
Lautaro 6_200x149
Pitrufquen 8_200x147
Pitrufquen 10_200x150
4. suegro 2003 huaso_200x284
Lumaco 2_200x157
Ulloa_200x165
Rio Bueno 5_200x150
Rio Bueno 7_200x150
151_200x133
200px-Riendas
DSC_0164_800x536_200x134
DSCN0538_640x480_200x150
ganadora movimiento a la rienda
DSC_0132_800x536_200x134
DSC_0176_800x536_200x134
DSCN1671_200x150
DSCN1692_200x150
DSCN1703_200x150
DSCN1735_200x150
DSCN1738_200x150
DSCN1743_200x267
DSCN1805_200x150
DSCN1819_200x150
DSCN1823_200x150
02-ss
12-ss
parida
foto-fondo_200x149


....................................

Citas Notables...

Mi conciencia tiene para mi más peso que la opinión de todo el mundo.

Marco Tulio Cicerón


Los Alemanes han pedido perdón, la Iglesia ha pedido perdón, el Pdte. Piñera ha pedido perdón,... la FEROCHI jamás lo ha hecho.

GDP


"El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota.

La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado."

(Año 55 A.C.)


Marco Tulio Cicerón
....................................

Señor...

...Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón.

Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la moneda, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mi mismo y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Mas bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede el triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza..

Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso. Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor... Si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mi!


Mahatma Gandhi

....................................



Soñé...

Osmán Pérez Freire, el poeta, inspirado y tocado de seguro por Dios, escribe el extraordinario "AYAYAY".

Soñé
que la nieve ardía, ayayay; soñé que el fuego se helaba; y por soñar imposibles,... soñé que tú me querías,... y por soñar imposibles ayayay, soñé que tú me querías.

Yo también soñé; soñé que el Rodeo era un deporte de amigos, soñé que seguía siendo el más grande jamás inventado, soñé que los dirigentes eran camaradas y que trabajaban sólo por amor al deporte, soñé que cuando hacía una buena atajada, me la pagaban, y cuando la hacía otro cualquiera también se le otorgaba, soñé con medialunas llenas de público gozoso, soñé aplaudiendo a los campeones sin envidia ni amargura, soñé viendo a mis hijos de a caballo, orgullosos de ser chilenos y huasos, soñé tantas cosas lindas que elegí seguir soñando. Soñé que podía opinar libremente, soñé que no necesitaba gritar desgarradamente para que escuchasen las autoridades, soñé que el Rodeo era justo y así quisiera que fuese. Es tan grato soñar de esta forma que da miedo despertar, y una vez despierto las cosas hay que aterrizar. Ahora no quiero dormirme porque no estoy seguro de volver a esos sueños, tal vez tendré pesadillas, que me harán mucho mal.

Ojalá, queridos lectores, cuando se duerman sean bendecidos con un gran sueño corralero.

....................................

Galería - Inicio

ver todas